Agua y saneamiento

El agua es una necesidad fundamental de la sociedad, de vital importancia para la reducción de la pobreza y la promoción del desarrollo económico. El acceso a los servicios de agua, junto con una mejor y más equitativa gestión de los recursos hídricos, beneficiará a los sectores más vulnerables mediante la mejora de la salud, creando más puestos de trabajo, aumentando la seguridad alimentaria, y reduciendo su vulnerabilidad frente a los desastres naturales. La infraestructura hidráulica incluye el suministro de agua (gestión integrada del agua de las fuentes de abastecimiento de agua, captura de agua, transporte, tratamiento y distribución de agua) y saneamiento (alcantarillado, posterior tratamiento y eliminación). La gestión sostenible del agua proporciona diversos beneficios, como la mejora del uso, la reducción de pérdidas, la mejora de la calidad y un menor número de impactos en la salud. Dado el uso intensivo de energía que implica y la utilización de productos químicos, a menudo involucrados en la infraestructura del agua, existen oportunidades significativas para mejorar la sostenibilidad del medio ambiente, incluyendo el uso de tecnologías y equipos más sostenibles. La sostenibilidad incluye la planificación integrada que cubre todo el ciclo del agua y la infraestructura asociada.

Sub Sectores