Transporte

Las infraestructuras y las políticas de transporte sensatas pueden mejorar la conectividad y la competitividad, vincular a las personas con los mercados y los servicios sociales, estimular el crecimiento económico, aumentar la resistencia al cambio climático y reducir la huella de carbono. Las infraestructuras de transporte facilitan el movimiento de personas y mercancías, y son cruciales para un correcto desarrollo sostenible. El transporte y el medioambiente están estrechamente interrelacionados y son interdependientes. Los elementos clave de las infraestructuras de transporte incluyen carreteras, puertos, aeropuertos, ferrocarriles, y los sistemas de transporte urbano. Los proyectos de transporte pueden tener efectos negativos en las comunidades locales y en el medio ambiente si no se abordan adecuadamente en la fase de diseño y en la implementación de los programas y proyectos, además el sector del transporte es una fuente importante de consumo de energía. Los proyectos de transporte sostenibles, como los sistemas de transporte urbano limpio y las operaciones portuarias y aeroportuarias más respetuosos con el medio ambiente, proporcionan no sólo el desarrollo económico, sino importantes beneficios sociales y ambientales. El desarrollo de transporte que tiene en cuenta la inclusión social y la sostenibilidad del medio ambiente, beneficia a los sectores más vulnerables, al tiempo que promueve la igualdad de oportunidades.

Sub Sectores