Puertos

Los sistemas portuarios proporcionan un eslabón vital para el transporte de pasajeros y mercancías, y ofrecen una serie de beneficios económicos, en particular para las pequeñas y medianas empresas, que dependen del transporte naval para distribuir sus productos o proporcionar materias primas. Como puntos de intersección entre ríos del país, cursos del agua, tierras del interior y áreas de aguas profundas, los puertos son vitales para la actividad económica y son una fuente importante de empleo. Los sistemas portuarios incluyen puertos comerciales, puertos y terminales de transferencia de carga y pasajeros, pueden tener diferentes tipos de esquemas de propiedad y operaciones. Las instalaciones relacionadas con las operaciones de transporte marítimo incluyen la reparación y mantenimiento de buques, las terminales de combustible, y el transporte de mercancías desde y hacia el puerto. El desarrollo y las operaciones de los puertos pueden plantear riesgos ambientales potenciales, como el aire, el agua y la contaminación de los residuos sólidos, que afectan tanto a la salud pública como al hábitat local y la fauna. Afortunadamente, existen múltiples oportunidades para minimizar estos posibles impactos y riesgos ambientales negativos y promover el desarrollo de puertos ambientalmente más sostenibles. Por ejemplo, el uso de combustibles más limpios, actualización/modernización de los equipos de carga, la mejora de la calidad del agua mediante una mejor gestión de las aguas pluviales, la mejora de las conexiones de infraestructura, el ruido minimizado y la contaminación lumínica mediante el uso de equipos/tecnologías alternativos, la biodiversidad mejorada y preservación de los ecosistemas, y una mayor eficiencia energética. Esto puede ayudar a contribuir a tener operaciones portuarias mejores, más rápidas, más baratas y más ecológicas mientras se mejora el beneficio para todos.