Aeropuertos

Los aeropuertos son un eslabón importante en la cadena de infraestructuras de transporte nacional e internacional. Las infraestructuras aeroportuarias pueden incluir una variedad de instalaciones y actividades, incluyendo las pistas de rodaje, las pistas de escape, las plataformas para el embarque y desembarque de pasajeros, para la carga y descarga de mercancías, los servicios de tierra, los edificios de terminales, el control de tráfico aéreo, los servicios de seguridad del aeropuerto, de lucha contra incendios, las aerolíneas y empresas de carga, las instalaciones de mantenimiento de aeronaves, el almacenamiento y distribución de combustible, las instalaciones para el suministro de calor y electricidad, las instalaciones de aguas residuales, la gestión de las aguas pluviales, la recogida y el almacenamiento de residuos. La mejora de la sostenibilidad económica, social y ambiental se está convirtiendo en un factor crítico en los planes de expansión y explotación de aeropuertos de un país. Las operaciones aeroportuarias pueden producir impactos negativos ambientales, como el ruido y las vibraciones, las aguas pluviales y residuales, el combustible, el manejo de materiales peligrosos, los residuos sólidos, las emisiones a la atmósfera, y el consumo de energía y de agua. La mejora de las operaciones de transporte aéreo y hacerlos de manera ambientalmente sostenibles ayuda a reducir los impactos ambientales, a mantener niveles altos y estables de crecimiento económico, y a promover el desarrollo en consonancia con las necesidades y valores de la comunidad local. Algunos ejemplos incluyen la incorporación de la sostenibilidad ambiental en la planificación general de aeropuertos, las mejoras en la reducción y control del ruido y de las emisiones en el aire, materiales alternativos para la química de deshielo, la mejora en el diseño de la gestión de aguas pluviales y reutilización del agua, y la mejora en la protección de la fauna.