Social

Las actividades del proyecto de infraestructura y la equipación pueden aumentar la exposición de la comunidad a los riesgos e impactos. Una evaluación de los riesgos potenciales y los impactos a la salud, la seguridad y la seguridad de las comunidades afectadas, puede establecer las medidas preventivas y de control necesarias. Algunos ejemplos de posibles riesgos sociales en proyectos de infraestructura incluyen: impactos en la salud, seguridad y el bienestar de las comunidades afectadas por el proyecto; impactos económicos y sociales negativos relacionados con la toma involuntaria de la tierra, la restricción del acceso a los recursos naturales o la pérdida de ingresos económicos; impactos o riesgos asociados con la tenencia de la tierra y los recursos naturales y el uso; riesgos para el patrimonio cultural; amenazas a la seguridad humana a través de la intensificación del conflicto interestatal personal, comunal o, el crimen o la violencia; riesgos que proyecten impactos que recaigan desproporcionadamente sobre los grupos desfavorecidos o vulnerables; prejuicio o discriminación hacia las personas o grupos en el acceso a recursos para el desarrollo y los beneficios del proyecto, sobre todo en el caso de los grupos desfavorecidos o vulnerables. Igualmente, la inclusión social debe ser un componente clave del desarrollo de la infraestructura. La inclusión ayuda a empoderar a todos los ciudadanos en la participación y los beneficios del proceso de desarrollo. La incorporación de las prestaciones sociales y la inclusión en los proyectos de infraestructura ayudan a proporcionar un desarrollo económico sostenible mejorado, una mayor aceptación del proyecto por las comunidades locales, además de mejorar la calidad de vida y los derechos humanos básicos.