Auditoría Ambiental

Una auditoría ambiental es un instrumento para evaluar el estado del medio ambiente o el rendimiento de un proyecto o instalación existente. El foco puede estar en el cumplimiento ambiental, el rendimiento, o riesgo, y puede incluir una amplia gama de áreas ambientales relevantes (aire, agua, residuos, etc.). Estas auditorías pueden ayudar a: cumplimiento de requisitos legales y otros requisitos contractuales, demostración del cumplimiento de las políticas y compromisos internos, sostenibilidad del medio ambiente, la comprensión de los riesgos ambientales potenciales asegurando que se manejen de forma adecuada, así como la evaluación de la adecuación de los sistemas de gestión ambiental existentes (por ejemplo; análisis de las deficiencias). El proceso de auditoría típicamente incluye la recopilación y revisión de información relevante, visita a las instalaciones y la preparación de un informe que resume la situación actual / rendimiento y presenta un plan de acción para hacer frente a posibles problemas, deficiencias o temas relacionados. Una auditoría ambiental se debe realizar de manera sistemática y documentada para proporcionar resultados independientes (o no polarizados) y recomienda acciones correctivas (por ejemplo, planes de acción). Las Auditorías Ambientales pueden ser utilizadas para mejorar la sostenibilidad, no sólo ayudando a cumplir y gestionar el riesgo de manera eficiente, sino también mediante la evaluación de oportunidades para mejorar el desempeño ambiental (por ejemplo, reducir las emisiones, vertidos y generación de residuos, reducir el consumo de energía y materiales; mejorar los beneficios sociales y ambientales de las comunidades locales, etc.). Una auditoría ambiental puede ser ampliada para incluir aspectos sociales, laborales de salud y seguridad.