Gestión Ambiental

La gestión ambiental en los proyectos de infraestructura pretende gestionar adecuadamente la interacción y el impacto de las actividades relacionadas con el proyecto en el medio ambiente natural. El objetivo es asegurar que los servicios de los ecosistemas y la biodiversidad están protegidos y mantenidos para el uso de las generaciones futuras. También puede ayudar en la mejora de la sostenibilidad del medio ambiente, por ejemplo mediante la reducción en el consumo de agua, energía y materiales. Un enfoque jerárquico de mitigación debe: (a) prever y evitar los riesgos e impactos; (b) cuando no sea posible evitar, minimizar los riesgos e impactos; (c) una vez que los riesgos e impactos se han reducido al mínimo, mitigar; y (d) donde los riesgos o impactos residuales siguen estando presentes, compensar o compensarlos de acuerdo a la factibilidad técnica y financiera. La gestión ambiental debe darse en todas las fases del ciclo del proyecto, y la gestión adaptativa debe ser utilizada para hacer las modificaciones necesarias para reflejar los cambios en las características y las mejoras de los proyectos basados en las lecciones aprendidas. Los componentes clave de la gestión ambiental incluyen: Planes de Manejo Ambiental y Sistemas, Monitoreo Ambiental y Supervisión Ambiental. Algunos elementos importantes de la gestión ambiental son la participación de los interesados y, en su caso, el establecimiento de requisitos contractuales o vinculantes para aplicar medidas de gestión ambiental. La gestión ambiental está relacionada con la gestión de los aspectos sociales y laborales, los trabajadores, la salud y seguridad de la comunidad.

Subtemas